¿Por qué le metimos burocracia a llamar por teléfono?